Ir al contenido principal

Entrevista: Las Raras

Uno de los podcasts más interesantes en nuestro idioma es un proyecto independiente, cuenta historias reales o lo que conocemos como no ficción, con especial dedicación en lo sonoro: entrevistas en locación, tono muy cuidado, grabación con estándares elevados, lazos con el audiovisual y presencia clave de paisajes sonoros. Catalina May y Martín Cruz llevan adelante este proyecto desde Chile y se prestaron amablemente a charlar sobre cómo hacen Las Raras, construyendo esas historias de libertad.

Escucha Podcast: En Las Raras resuena la frase “lo personal es político”, de hecho han referido a ella como lema. Cuentan historias personales, pequeñas, que “cuentan algo más grande” y les lleva tiempo elaborar cada una: ¿Cómo es la búsqueda de las historias? ¿Cómo las terminan encontrando? ¿Es una tarea permanente?

Catalina May: Es una búsqueda permanente. Yo soy periodista, en realidad toda mi vida he contado este tipo de historias de alguna forma. No en audio, siempre trabajé en periodismo escrito, pero la búsqueda de historias para quien le guste el periodismo narrativo es una constante, es el trabajo. Me cuesta siempre un montón responder esta pregunta: en realidad te diría que, planteada así, estamos siempre “con un radar activado”.

Martín Cruz: Es un estado mental.

Catalina: Totalmente. Puede aparecer una historia en una conversación, con alguien nuevo que uno conoce y te comenta… Que hace algo, que un amigo que… Y la regla número uno, casi la única regla es si nos parece interesante, si es destacable, si queremos saber más porque nos parece único. Pero único porque nos gusta, le podemos prestar atención y podemos empezar a preguntar más.
Pero también puede ser que leímos una nota, chiquitita, en una revista, como nos pasó con la historia de Neo Campesina, por ejemplo: leímos su historia en una revista y dijimos “bueno, nosotros podemos contar esta historia mucho mejor”. Son miles de formas. Ahora estamos trabajando con colaboradores externos, pidiendo que nos manden historias porque ya no podemos seguir nosotros pensando todas las historias. Es eterno en realidad.



EP:
Ustedes le dan mucha importancia a lo sonoro. Las historias que cuentan son sonoras. Ahora, en un momento ocurre que dicen “esta historia es para el podcast”. Con la experiencia, con el andar, ya saben cuáles pueden contar y cuáles no. Pero ahí puede aparecer una dificultad: ¿Se han encontrado con historias que “no se pueden contar sonoras” o de alguna manera siempre le buscan la vuelta para contarlas igual, sin los paisajes sonoros, sin el estándar de producción que ya tiene Las Raras?

Martín: Hay una barrera con la que nos hemos topado algunas veces, que es la barrera idiomática. Algunas historias que nos encantan, que hemos querido contar y el o la protagonista no hablan español. Y no queremos hacer una historia con doblaje o con partes reinterpretadas. Son historias que nos encantaría contar pero no funcionan por el idioma.
Cuando pensamos las historias, obviamente, empezamos a pensar las posibilidades de recursos sonoros que podemos usar. Desde una posible entrevista, que idealmente podamos hacer en la locación. Si la única opción que tenemos va a ser una entrevista telefónica, se nos cae un poco en términos estéticos, y después conectar, tener los paisajes, tener un registro más documental…
Y también empezamos a pensar las posibilidades de tener paisajes sonoros, de tener archivos sonoros, son cosas que van justificando una historia. De repente no tenemos tantos recursos pero hay un archivo sonoro que es increíble y eso ya es una fuente.

Catalina: Creo que siempre hay una vuelta que darle... Estoy pensando en historias que han sido complejas en términos de sonido. Por ejemplo en Ana y el sexting: la contamos en primera persona y es una historia en la que no teníamos nada más que la entrevista. Tuvimos un problema con el productor que nos ofreció la historia, que finalmente no la pudo hacer. Ya teníamos en contacto con Ana y lo que resolvimos fue mandar a una persona que hiciera un tape sync y nosotros nos conectamos en video. Y era lo único que teníamos. Por suerte Ana era una excelente narradora de su propia historia, tenía super claros cuales eran los énfasis de la historia, la sabía contar, la había contado antes muchas veces. Eso nos permitió hacer una narración en primera persona. Y dijimos “¿qué hacemos con el sonido?”, entonces Martín hizo un diseño sonoro maravilloso, un poco más poético, digamos. Con esa imagen de que ella se tira en una piscina, la escuchamos estar bajo el agua, durante todo el tiempo en que ella se siente abusada por toda la situación. Luego ella sale del agua cuando logra, de alguna forma, romper ese tabú. Esa fue una forma de solucionar una escasez sonora que al final resultó súper bien.

Martín: Y una búsqueda, en la experimentación. Fue también una excusa para romper un poco el formato, lo que hacemos siempre. Podría haber sido el audio seco de la entrevista y sentíamos que estaba la posibilidad de ser un poco más jugados, en términos de diseño sonoro, inventando de alguna forma los recursos que no teníamos.



Catalina:
Otro episodio, por ejemplo, es uno que se llama Un secreto, mil secretos que es la historia de un artista que recopila secretos por el mundo. Lo que teníamos ahí era una entrevista con ese artista y además un montón de secretos que solo estaban escritos. Y ahí dijimos “¿cómo solucionamos esto?”, teniendo los secretos que además estaban en siete idiomas. La forma que encontramos para usarlos fue grabando esos secretos en sus correspondientes idiomas, lo cual fue obviamente un esfuerzo de producción. Tuvimos que grabar en chino, que fue lo más difícil. Llamamos al consulado, al centro cultural de China, nadie nos daba bola y era el único secreto que nos faltaba para terminar el montaje. Fuimos al restaurante chino de la esquina de mi casa, nos comunicamos con el dueño que no hablaba español, a través de Google Translate, y logramos que nos leyera el secreto y nos dijera, más o menos, qué significaba. Realmente echamos mano de todas las posibilidades que tengamos.



Otra historia que también fue desafiante en términos de sonido se llama En la cámara. Cuenta de un fotógrafo que viaja en su cámara de fotos móvil, que es una casa rodante. Esa historia, a pesar de que sí teníamos mucho material documental porque estuvimos con él, viajamos con él, tomamos una foto con él, es una historia visual, es una historia sobre un fotógrafo que teníamos que contar en sonido.

Martín: Ahí por suerte tuvimos la posibilidad de recopilar muchos sonidos y hacer muchas acciones con él. El desafío era cómo contar una historia netamente visual y hacerla atractiva desde el sonido. Grabamos mucho material, mucho foley, jugamos con lo que no se ve pero suena. Esa información puede generar imágenes en el auditor y es una búsqueda que en general tratamos de hacer: de cómo través del diseño de sonido, de los paisajes sonoros, cómo llevar imágenes, cómo a través del sonido entregar información que no es texto sino información que suscita imágenes.

Catalina: En el fondo es entender el sonido no como un acompañamiento de la narración oral sino como nuestra principal herramienta para narrar.

EP: Ustedes tienen una relación con el mundo del cine muy cercana…

Martín: Sí, dónde más tuve experiencia en sonido fue precisamente en el mundo audiovisual. Trabajé mucho en documental, en sonido directo para documental, para televisión, también hice postproducción audiovisual. Esa era mi manera de entender el sonido, más que de la radio, nunca trabajé en radio. Cuando empezamos a concebir Las Raras, mi referente era ese. Cuando Cata me dijo “está pasando esto, en EE.UU., con Serial, etc.” y empecé a escuchar podcast, me parecía interesante pero que le faltaba algo. Y era eso que yo venía escuchando en el audiovisual, pensaba “dónde están los paisajes, dónde está el aprovechamiento de esos otros recursos”. Por eso cuando planificamos conceptualmente Las Raras dijimos que las entrevistas no las íbamos a hacer en el estudio, porque eso es muy radial, estábamos perdiendo una posibilidad: me gusta la estética y la información que entrega grabar en terreno, y los paisajes sonoros. Venía de esa referencia y encuentro que el tipo de podcast que hacemos, narrativo de no-ficción, documental, está mucho más cercano a lo audiovisual que a la radio. Hay podcast más radiales, como los de conversación, pero siento que nuestra propuesta está mucho más cerca del audiovisual.

El tono y la música original


EP: Juntando sus experiencias en audiovisual y periodismo gráfico, cuentan que los guiones los escriben después de hacer las grabaciones en campo, así han ido construyendo un estilo particular. Las Raras tiene una narración periodística, con un lenguaje simple y un tono muy amable en la escucha. Además descubro hablando con ustedes, que Catalina “no habla siempre así”. Tampoco hacen una cosa impostada, que en un formato como el de ustedes arruinaría todo, pero hay algo en la calidez, en el lenguaje, que está trabajado: ¿Cómo lograron ese tono? 

Catalina: Ha sido un aprendizaje en el camino. Si escuchan nuestra primera, segunda y hasta tercera temporada, diría, la narración es muy diferente a la que hago ahora. Yo no tenía ninguna experiencia en narración oral. Estábamos aprendiendo, no sabíamos nada, era pura intuición. Y me costaba, y me cuesta. Martín es un súper buen director de narración, me ha ayudado mucho. En un momento tomé clases de narración oral con una actriz, especialista en el tema, que me ayudó mucho a entender la narración. A entenderla como el momento del proceso creativo en el que uno efectivamente cuenta la historia: a darle esa importancia, darle ese peso, a prepararse para el momento.

Martín: Ha sido una búsqueda, con ensayo y error. Tratando de aplicar ciertos conceptos que hacen la diferencia entre radio y podcast. La radio es esa voz que le habla a las masas y muchas veces grita. El podcast es una experiencia más intimista, que te habla al oído. Esa transición la hicimos, como dice Cata, entre las primeras temporadas “gritando” y ahora que tiene una voz más íntima, más cálida, como dices tú. Eso ha sido una búsqueda, totalmente. El lenguaje simple también lo hemos entendido como una manera de poder hacer que la audiencia conecte de manera emotiva con las historias. Hemos ido aprendiendo a dejar afuera información muy dura, que te desconecta emocionalmente, y tratar de que nuestras historias generen una conexión emocional con el auditor, que se conecte con el protagonista, con la historia, desde lo emotivo que es donde se puede producir cambios internos. Desde ahí uno puede apelar a que alguien reflexione sobre temas con los que no está necesariamente de acuerdo, que no son su visión política. Si tú logras conectar emocionalmente con esa persona te abres a la posibilidad de reflexionar, no de cambiar a la persona pero sí de entender como alguien piensa o actúa de esa manera.

EP: Hoy en día se habla mucho, respecto a los guiones, del arco narrativo. Ustedes trabajan con guiones y algunas historias no tienen una estructura tan rígida. Cuentan las historias y si bien tienen un desarrollo, los finales son tal vez abiertos, lo importante está en otra parte…

Martín: Depende mucho de las historias en si mismas. Hay historias que de alguna forma cierran y otras que no pero no por eso pierden relevancia. Muchas veces esa apertura final es como una invitación a reflexionar. No son necesariamente historias de cierre, muchas veces son historias de personas que toman decisiones, quizás no se ven las consecuencias inmediatas pero sí hay una reflexión detrás. No tenemos una fórmula, para nada, porque cada historia es distinta en si misma.
Esta última que hicimos, que grabamos acá adentro, Ecos de nuestro encierro, no cuenta una historia: hay reflexiones, hay momentos, y la posibilidad de generar reflexiones y conexión emocional. Eso ya nos parece relevante.



EP:
Ustedes trabajan con música original. Cada episodio tiene la suya, además de lo que sería “la música de Las Raras”: ¿Toda la hacen con Andrés Nusser? ¿Martín hacés también parte de la música?

Martín: Las dos primeras temporadas la música la hice yo y se nota la diferencia estilística, a cuando entra Andrés en la tercera. Yo sé música y he tenido momentos de mi vida en que he sido más compositor que en otros pero la verdad que era un proceso súper desgastante. Además de hacer el reporteo, el montaje, la edición, también hacer la música: sufría de alguna forma. Entonces, apenas pudimos tener recursos lo primero que pensamos fue traer a un músico, y ahí entra Andrés Nusser, que ha sido increíble. Desde ese momento dejé de hacer la música. Él compone, trabajamos juntos la composición, en general la hacemos de una manera que no es ortodoxa, respecto a como se trabaja la música original para cine, por ejemplo, que se compone sobre la pieza visual. Nosotros hacemos la música antes y tenemos una librería de música. Trabajamos desde lo intangible: hablamos en términos de colores, de emociones, de timbres, de sensaciones. Tratamos de crear una paleta musical que pueda tener todas esas interpretaciones. Y yo luego en el montaje voy haciendo como el scoring, empezando a jugar. Obviamente edito mucho la música, re-mezclo en el momento, uso un instrumento en vez de la mezcla entera. Hay un proceso creativo sobre el montaje. Esa es la metodología que tenemos, no digo que sea la mejor pero es la manera que hemos encontrado para poder trabajar con Andrés que es un músico excelente. No tendríamos los recursos técnicos ni económicos para hacer la música sobre el episodio, entonces hay que ser más pragmáticos: hacemos esa librería musical previa y luego voy musicalizando en el montaje.

EP: ¿Esa librería musical es para cada episodio?

Martín: Hemos hecho una por temporada. En la tercera temporada hicimos unos 12-14 temas musicales. En la cuarta hicimos como 12 pero más multinstrumentales. Y además hicimos dos sesiones de lo que llamamos texturas, que no son siquiera canciones, si bien las otras tampoco tienen voz. Son como "temas no necesariamente musicales": puede ser un pad, un acorde, algo rítmico, ruidos. Otros elementos, más sencillos, que también son súper útiles para musicalizar.

Y ahora estamos haciendo una nueva librería para la próxima temporada, tratando siempre de jugar, de innovar, de generar nuevas texturas, de probar nuevas cosas. Va a ser un poco distinta, vamos a mantener la estética, lo timbrístico. Eso es muy parte de como Andrés trabaja la música, a mí me encanta ese trabajo timbrístico que hace él con sintetizadores, lo encuentro fascinante. Como que lo insto a explorar y explotar ese lado.

Lo que estoy haciendo también, a lo largo del tiempo, es generar una librería musical amplia de Las Raras, que me permita tener muchas posibilidades para generar esas escenas, sensaciones, momentos, ritmos.

Financiamiento: posibilidades y creatividad


EP: Han sido parte del programa PRX de Google, en la cuarta temporada, también en la tercera tuvieron financiamiento de la International Women Media Foundation, y tienen la experiencia de cómo son las cosas en el periodismo escrito y el mundo audiovisual. ¿Qué se plantean, en materia de financiamiento, de aquí en adelante? Habiendo producido la cuarta temporada con un estándar de financiamiento que quizás "no es conseguible" de otra manera... 

Martín: En principio las dos primeras temporadas fueron financiadas por nosotros, en nuestro tiempo libre, que eso también si uno quisiera lo podría valorizar. Fue mucho trabajo no remunerado, en los tiempos libres que cada uno tenía en su trabajo, más algunos poquitos gastos de producción en esas dos primeras temporadas que fueron un poco más simples. Después, en la tercera temporada, con ese fondo tuvimos algo más de financiamiento y la posibilidad de contratar un músico, de tener algo de plata de producción propiamente dicha.

Catalina: Como en todos los proyectos independientes, yo creo, nuestra prioridad cuando hemos tenido algo de plata nunca fue pagarnos a nosotros. Hemos trabajo gratis por años. En Las Raras, siempre la prioridad ha sido poder profesionalizar un poco los procesos, por eso lo primero que hicimos fue empezar a trabajar con Andrés Nusser en la música. También las ilustraciones de las portadas, profesionalizarlas un poco más.

Martín: Es toda una búsqueda y un camino en construcción. Los modelos de financiamiento no están muy trazados, sobre todo en Latinoamérica donde todavía la industria se está creando. En EE.UU. hay más industria, las audiencias son mucho más grandes, por lo tanto esos flujos de números te permiten tener publicidad, con muchos miles de auditores. Acá nuestra audiencia está repartida, de hecho nuestra mayor audiencia ahora es México, ni siquiera Chile. Es difícil pensar en patrocinios. Tuvimos uno el año pasado pero eso no cubre costos de producción.

Catalina: En el fondo, creo que hay que entender que los modelos de negocio de los podcasts, como lo estamos pensando, son mixtos. Uno no puede esperar siempre que venga Google y nos de un montón de plata, tuvimos la suerte el año pasado, es muy difícil que se repita. Hay que apuntar a ganar fondos, a lograr patrocinios, como hemos tenido de Himalaya. No fue mucha plata pero igual fue significativo. Hay que pensar en ver si uno logra publicidad, cuando ya tiene audiencias más grandes. El CPM (Costo Por Mil, se utiliza para medir publicidad online) es súper bajo en general, para que la publicidad basada en CPM sea significativa nos tiene que escuchar mucha gente. También se puede pensar en acuerdos con casas productoras, como ahora estamos trabajando con Adonde Media, que este año va a significar un aporte más importante que el anterior. Hay que pensar en vender derechos de propiedad intelectual para series, en hacer libros, en hacer shows en vivo por los que se pueda cobrar una entrada. 

Martín: Eso depende un poco de los formatos y de los públicos. Acá en Chile hay unos podcasts de conversación que logran hacer shows en vivo donde puede haber 200 personas que pagan buena plata de entrada, y es tremendo modelo. No sé si podremos llenar acá en Santiago un teatro con gente.

Catalina: Además que como no somos un podcast de conversación, todo el tiempo que gastaríamos en hacer un show, no sé si valdría la pena. Pero son posibilidades.

Martín: Y está también el modelo de la suscripción, el crowdfunding, el Patreon, en que los auditores pagan por el contenido, que es algo que nosotros nos hemos resistido a hacer porque estamos construyendo audiencia, nos encanta que puedan acceder de manera gratuita al contenido.

Catalina: Hay otras formas, también puede ser que todos escuchen el contenido y los que pagan tienen contenido extra. Pero también es más trabajo y en el fondo es súper difícil lograr esos equilibrios. Para nosotros es un modelo que está en construcción todavía.

Martín: Hemos tratado de enfocarnos en generar y profesionalizar el contenido y la producción, en ir generando un estándar de calidad y generar audiencias a la par.

Catalina: Hacer crecer nuestra comunidad de auditores es como el objetivo, en términos económicos. Mientras más gente te escuche, más posibilidades de conseguir financiamiento.

EP: ¿Financiamiento local hay en Chile? ¿Hay fondos de fomento de la cultura o el arte? En Argentina hay fondos para las artes, o para audiovisual en particular, pero el podcast no encaja en ninguna categoría.

Catalina: Acá pasa lo mismo. Ahora por primera vez está empezando a calzar el podcast en la categoría de “difusión”. Hay que postular a un fondo del libro, por ejemplo, y en la categoría difusión se puede hacer un podcast sobre libros. Si postulas al fondo audiovisual, en la categoría difusión también, se puede hacer un podcast sobre directores de cine. No es un financiamiento para podcast como tal.

Martín: Hay para arte sonoro, por ejemplo, que intentamos aplicar y no calzamos. Era como tratar de forzar las cosas. Nosotros ocupamos recursos artísticos pero no somos arte sonoro.

Catalina: Además que acá el arte sonoro está pensado en galerías de arte, en un museo, con una instalación sonora... 

Martín: Yo creo que esto va a cambiar, es un formato muy nuevo que se está consolidando ahora, y va a terminar por haber posibilidades de financiamiento para el podcast como tal.

Las Raras podcast
Las Raras
Spotify, Google, Apple, otras.
---------------
✉ En este enlace podés suscribirte al Newsletter Escucha Podcast para recibir novedades, enlaces de interés y recomendaciones de podcasts para escuchar, en tu correo.

✱ También me podés ayudar a sostener este proyecto:
Invitame un café en cafecito.app

Seguir leyendo:

No es nada pero pasa algo

Los podcasts diarios en español, creo, no están encontrando en muchos casos su razón de ser. En el podcast argentino, por tomar un ejemplo que tengo a mano, son mayormente informativos, noticieros, casi como piezas de radio. Los que no se centran en la información del día entregan "una mirada diferente", una segunda lectura, un cambio de foco a partir de las noticias diarias. Traen un especialista que aporta otra visión, meten un día relajado al terminar la semana, pasan audios de entrevistas o las graban. Pueden estar bien producidos o no, de hecho casi todos lo están, pero no aportan nada nuevo desde el lenguaje, desde lo narrativo, son realizados como un programa de radio: desde lo temático, desde el tono de voz, desde el ritmo y el estilo conductivo, en algunos casos desde la extensión (muy larga o nunca fija). Quizás está bien que así sean pero me generan dudas al ser podcasts y ser diarios: el tema da para un debate extenso y hay otras experiencias en otros países que

De eso no se habla: Entrevista a Isabel Cadenas Cañón

Encontrar en un mismo podcast una voz autoral, un estilo bien definido, una elaboración sonora de alto nivel, una atmósfera en la que las historias encajan a pesar de ser diferentes, es algo que no ocurre muy seguido en el podcast en nuestro idioma. En De eso no se habla  pasa todo eso y varias cosas más. Uno de los podcasts más interesantes que se han producido en 2020, o en años anteriores (debo decir),  deja abiertos varios caminos y formas de producir de cara al futuro, respecto a géneros y formas de contar que no se venían produciendo en español (en inglés algunos de esos campos se han trabajado en gran forma), lo que agrega otra capa de importancia a este proyecto. Con autoría y narración de Isabel Cadenas Cañón, que también hace el montaje y diseño sonoro, el equipo se completa con Laura Casielles en comunicación y edición de guión, Vanessa Rousselot en edición de guión y Paula Morais en asistencia de producción. Para conversar en profundidad sobre la primera temporada de seis

La fuga que levantó la vara

FUGAS es el primer podcast narrativo de no-ficción de Anfibia Podcast , realizado en coproducción con Lunfa . Decir que hay pocas experiencias de este nivel, con esta calidad de producción, en Argentina es quedarse corto. FUGAS tal vez sea una de las mejores producciones argentinas en materia de podcast. Pero dejemos por un momento las definiciones y vayamos al producto. Se lanzó con un doble episodio inicial , que será objeto del análisis que propongo. La historia con la que inicia FUGAS tiene que ver con la fuga del penal de Rawson (Argentina) en 1972, durante la dictadura militar de Lanusse. La narración y la historia  Narrado en la voz de Sebastián Ortega, el relato se va enlazando con una entrevista clave para el proyecto: Fernando Vaca Narvaja (uno de los líderes de Montoneros, organización político-militar de la izquierda peronista en los años 70). El relato sonoro se completa con efectos de sonido y música de tensión cinematográfica. Es una construcción compleja, que pr

Entrevista: Lubi Podcast, la honestidad y la intimidad

Una de las productoras más originales de la escena podcastera argentina se llama Lubi . Con una estructura cambiante pero liderada por Cata Reggiani y Fede Ciccone , sus podcasts tienen siempre algo que los diferencia del resto. Ni siquiera al escribir este texto, después de entrevistarles (las introducciones se escriben siempre al final, no?), puedo acercarme a una definición. Creo, cada vez más, que las definiciones y categorizaciones sirven para poco, más allá de un nivel inicial, superficial, de análisis. Y en Lubi trabajan en torno a algunas profundidades e intimidades, por lo que mejor no les categorizo de más. Sus podcasts son en general breves, son escuchados en varios países de América Latina y son hechos por gente muy joven para audiencias (creo) jóvenes. Me siento un poco lejos, a veces, con 38 años escuchando sus historias, sus formas de contarlas. Y en eso, también, encuentro originalidades  y virtudes varias. Pero mejor pasemos a la entrevista...  Escucha Podcast: Hay

Entrevista: Juan Serrano de La No Ficción

El podcast en nuestro idioma tiene hoy un gran desarrollo en Colombia, con producciones muy variadas y de alta calidad. La No Ficción es una productora de podcasts periodísticos con base en Bogotá. Vienen desarrollando algunos de los proyectos más interesantes de estos años: El Topo , un podcast de entrevistas profundas, y Un periódico de ayer , una serie sobre historias personales atravesadas por hechos del pasado. También produjeron una investigación ganadora del premio Simón Bolívar 2019: La desaparición del Padre Gallego , sobre un sacerdote colombiano desaparecido en Panamá. Un periódico de ayer se lanzó entre junio y agosto de 2020, cuenta con 10 episodios de entre 30 y 60 minutos. También tiene un episodio especial sobre la producción del podcast, que repasa entretelones de la realización. Para conocer en profundidad el proyecto entrevisté a Juan Serrano , fundador y productor ejecutivo de La No Ficción y voz narradora de  Un periódico de ayer: Escucha Podcast: El lema de U

El verdadero robo del siglo: entrevista a Mariano Pagella

El apelativo de "robo del siglo" se ha usado varias veces para distintos atracos y asaltos. La espectacularidad, la complejidad, la maestría del golpe siempre son factores para que, en general desde el periodismo, un robo sea bautizado de esa manera quedando luego identificado así en el imaginario de una sociedad. La realización de podcasts de true crime o, digamos en nuestro idioma de policiales basados en hechos reales por no usar la floja traducción literal "crímenes reales" (resulta algo insípida), viene aumentando en la región con experiencias que en general giran en torno a macabros crímenes, propios de los que sería la nota roja, con entonaciones y estilos cargados, exagerados, efectistas y que en muchas ocasiones terminan arruinando la historia por la forma en que es narrada. Algo más de claridad: queda bastante fuera de época ese estilo barroco, asociable a la parodia, de contar los casos criminales como se hacía a mediados del Siglo XX. Básicamente porq

Ey Broder: toda la historia de EE.UU. con una mirada crítica.

En el campo educativo, en lo que es la divulgación en el buen sentido, en poder aprender y conocer algo nuevo, que sea explicado con simpleza y facilidad, generando acceso a una información más compleja, creo que los podcasts tienen un poder impresionante. No voy a decir único, porque no es así, pero sí es claramente un campo para explotar. Entender la historia de un país con más de 200 años de vida, con particularidades que lo hacen único (como todos los países, a veces es difícil compararlos si bien es necesario hasta cierto punto), no es una tarea fácil. Menos aún si es Estados Unidos, un país con tanta ascendencia e importancia en América toda y en Occidente en general. ¿Primera potencia mundial? Quizás viene perdiendo alguito frente a China pero su rol clave es ineludible, nos guste o no. Culturalmente, además, Estados Unidos está presente en nuestras vidas de modo absoluto: sus empresas, sus discursos, sus modos de ver el mundo, hasta sus formas de narrar. La hago simple: YouTube

Crudo, relatos de autoficción: cotidianos y honestos

La brevedad, lo cotidiano , la honestidad , son temas y estilos que vengo tratando con frecuencia en esta web. O al menos eso creo, ya que son temas que con frecuencia aparecen en los podcasts que escucho y recomiendo por acá. Por suerte, para que esto no sea una perorata de autobombo, son temas que les interesan a otras personas que producen podcasts. Si algunos de esos temas aparecen juntos, en un mismo podcast que cuenta situaciones de la vida real y, además, con un giro ficcional, ya me anoto como oyente. Es el caso de Crudo , nuevo podcast de la productora argentina Andy Cukier , que me interesó también desde las portadas: cada episodio tiene un arte de tapa muy lindo, una ilustración genial que le aporta mucho a la estética del podcast. Crudo es una serie de relatos de autoficción, o sea: relatos con algo autobiográfico, real, y con algo que no lo es, ficcional. La literatura está plagada de ejemplos, hay escritores y escritoras (cientos, miles) que han hecho de esto sus carrera