Ir al contenido principal

Intoxicado: vida, obra y crimen del Pity Álvarez

El podcast es fabuloso para contar lo que no cuentan otros medios. Como todo lo digital, da lugar a otras voces e historias. Y contar una historia como Intoxicado es algo que el periodismo argentino necesitaba pero no estaba enterado.

Lo artesanal (🎵)

En cuanto a la investigación, a lo periodístico, así vamos acotando un poco el campo y este texto, en podcast se están contando varias de las historias más interesantes de hoy. Historias reales investigadas en profundidad, con tiempo, dedicación y oficio: "el periodismo es un oficio" puede sonar a frase vieja, dicha por un dinosaurio nostálgico, pero en definitiva tiene mucho de eso. Un oficio es tiempo, es conocer el paño, es experiencia aprendida a pasitos, fijada, cementada.

Pity Álvarez es uno de los músicos más importantes de las décadas del 90 y 2000 pero siempre tuvo un estigma: primero encasillado como rockero stone, luego barrial, devenido en roto y fisura que fue empeorando sus consumos de drogas mientras dejaba algunas de las mejores canciones que se hicieron en este siglo en el país. Pero un día Pity mató a un tipo y acá estamos: con un podcast único que cuenta su vida, su obra, su gloria y caída, su triste final si bien sigue vivo.

Espero que la vida (🎵)

Intoxicado: el caso de Pity Álvarez recorre parte de la historia reciente del sur de la ciudad de Buenos Aires, para entender a un personaje que la pasó como el culo (pardon my french), y cuenta en seis episodios una vida durísima con la excusa de desentrañar qué pasó esa noche, en un pequeño y decisivo momento: cuando Pity mató. En el podcast se reconstruye el caso, conocemos a la familia del otro Cristian (el muerto se llamaba igual que el asesino) y, con entrevistas a gente que trabajó con el Pity, también entendemos qué pasó en distintos momentos de su vida, el tratar con la fama, sus adicciones y su búsqueda artística.

La narración del actor Diego Alonso, en un podcast mayormente para público argentino (a ver si es este el que rompe el techo de cristal), tiene el tono perfecto: es pausada, tranquila, nos va llevando con su timbre y su cadencia por una historia compleja, con crudezas varias y momentos difíciles. La de Pity fue en definitiva una vida triste y aquí sin morbo ni golpes bajos la conocemos completa.

¿Quieren Rock? (🎵)

Respecto a lo musical, hay dos cuestiones que saltan al oído en la escucha (sin spoilers). Por un lado, una explicación necesaria si no escuchaste otros podcasts musicales: salvo en contados casos (en que la banda o la discográfica produjo el programa) no es posible contar con las canciones originales de los artistas en un podcast, por cuestiones muy complejas de derechos. Es una pena que ojalá alguna vez se resuelva. No puede ser que la gran plataforma de música y podcasts no tenga encaminado esto, sería hermoso contar con una versión de Intoxicado en el que escuchemos Homero, Casi sin pensar o Señor Kiosquero cuando la historia lo requiera.

El otro aspecto musical fundamental de este podcast es cómo resolvieron el tema: en pocas palabras puedo decir de forma espectacular. Pero vamos a fundamentar: durante todo el podcast, en cada momento tenso, en cada escena y entrevista, con distintos tonos y ritmos está presente una música abstracta, climática, que nos va llevando y siempre nos tiene dentro del relato. Combina muy bien con la voz del narrador sin ser la elección músical obvia o un lugar común sonoro. Por otro lado, hay una cortina principal (o sintonía, como dicen en España) que tiene aires homéricos: es todo lo que se puede parecer a la clásica canción de Viejas Locas sin estar en offside con los derechos y se queda pegada, nos remite, nos lleva auditivamente ahí. Logradísima.

Las cosas que no se tocan (🎵)

Durante los seis episodios del podcast pasamos por distintos momentos y texturas sonoras: hay llamadas a la policía, escuchamos entrevistas a familiares del Cristian asesinado, pasan audios de archivo del Pity en distintas entrevistas, también se escucha la escena en la que frente a cámaras y periodistas se fue a entregar. Lejos de los spoilers salvajes de otras reseñas, esta historia arranca por un final conocido (Pity mató y fue preso) para desentrañar todo el recorrido hasta ese momento pero también para entenderlo. Cómo ese músico tan querido, artista único adorado por Calamaro, Spineta o Juanse (tan variada su llegada), incomprendido cuando a fans rolingas les fue tirando reggae y hip hop (en ese género adelantado veinte años), y especialmente el recorrido por las drogas, la violencia y la oscuridad que vivió el Pity.

No sabemos por qué lo juzgamos al Pity como lo juzgamos, por qué algunas de las preguntas del episodio final no tienen respuesta pero sí sabemos tras escuchar este podcast cómo pasó todo. Y nos queda picando que las políticas de drogas y de salud mental actuales no sirven para ayudar a muchísima gente, en este país ni en otros, y tenemos que empezar a revisarlas con urgencia: porque se muere gente y porque, entre otros, no encuentran ayuda artistas únicos. Y sin el arte estamos en el horno.

Está saliendo el sol (🎵)

Es un año complejo para el podcast, así como para todo lo digital, en el que muchas cosas han cambiado y (temo) son el prólogo de lo que puede venir. Un año en el que el podcast argentino tiene hitos fabulosos (Premio Gabo para el Dios Punk) y también reveses importantes (desfinanciamientos de Spotify y Podimo), se va cerrando con este lanzamiento de Intoxicado: el caso de Pity Álvarez que nos pone en otro lugar como escena. Necesitamos más historias contadas así, necesitamos que el periodismo argentino entienda que de esta manera se pueden investigar y narrar historias en audio. En 2020 se me ocurrió decir que Fugas había levantado la vara, por ser la primera experiencia narrativa de no-ficción de tal calidad de realización. Hoy Fugas sigue en su nivel, con otros podcasts top de la región, y Anfibia Podcast vuelve a marcar un hito: uno que les despega, creo también, del tono y estilo de su casa matriz. Estas historias son diferentes, tienen otro enfoque (pienso también en Basta Chicos), otro recorrido, se paran en un lugar que no es el de la revista.

De ninguna manera se le puede cargar la mochila de una industria incipiente a una sola producción, y por suerte este podcast no está solo (el festival en Rosario a modo de ejemplo), pero quizás sirva de faro para el periodismo local que no termina de entender qué es el podcast: sirve para contar historias reales con voces, con sonidos y música, con guiones y tonos, con escenas y tensiones. No sé si le tocarán premios a Intoxicado: el caso de Pity Álvarez, ojalá logre abrir ojos y oídos.

Hace unos días leía a uno de los integrantes de la producción reírse en Twitter: habían trabajado, pensado y repensado un título para que este termine siendo "el podcast del Pity". Y esa apropiación, ese gesto de amistad, esa forma de decirle es lo mejor que le puede pasar a un podcast.

Escuchar: Spotify


👆En cada (🎵) arriba, está la canción correspondiente.

👉Tras escuchar el podcast me puse a reescuchar la obra musical del Pity, desde el primer disco de Viejas Locas a El exilio de las especies de Intoxicados. Te dejo una playlist que armé: sirve para conocer su música si no sabés quién es y si te gusta lo que hacía es alto viaje. Se puede escuchar y seguir por acá.

--------------
✉ En este enlace podés suscribirte al Newsletter Escucha Podcast para recibir novedades, enlaces de interés y recomendaciones de podcasts para escuchar, en tu correo.

✱ También me podés ayudar a sostener este proyecto: en esta sección de la web hay opciones para realizar donaciones en pesos, por única vez o mensuales, con Cafecito o Mercadopago. También opciones para aportar en dólares con Ko-fiPaypal o Patreon. ¡Muchas gracias por apoyar el periodismo sobre podcast!

Seguir leyendo:

Quemar Tu Casa y los problemas de los podcasts de ficción

Voy arrancar diciendo que el peso del nombre aquí no ayuda: esta nueva serie se vende como "del creador de Caso 63" y es un gancho importante para atraer gente que ya escuchó el podcast pero... quienes son fans de Caso 63 quieren más Caso 63 (o no, quizás ya estamos bien). Digo: no sé si estamos ya en ese lugar en el que vamos a seguir a creadores de podcasts de ficción de esta manera. Y no lo estamos, sin dudas, si el podcast es de otro género, de otro estilo, si hay más gente en el proyecto y las cosas no salen tan bien. Quemar Tu Casa puede tener o no éxito con las audiencias (después debatamos qué es el éxito para un podcast de ficción) a pesar de/gracias a los esfuerzos de Spotify: el lanzamiento, la presencia en la aplicación, la muy atractiva portada, el genial título pueden ser suficientes o no para disparar montones de escuchas iniciales de una serie que... tarda en arrancar. La pasé bien escuchando los episodios entre el tercero/cuarto y el octavo/noveno pero e

Especial: siete podcasts de entrevista

Vamos con algunos podcasts de entrevista que, diré sencillamente y por ahora, están buenos . Iré enumerando programas y motivos, sugiriendo también episodios. La invitación a acercarme otros que conozcas siempre se agradece: el género entrevista es por momentos inabarcable, se puede llegar a un podcast por la persona entrevistada, por quien hace las entrevistas o por diversos motivos que a veces no quedan claros: ¿Esa es la magia de las entrevistas? Es muy posible. Expertos de Sillón (Colombia): ¿un podcast de entrevista con dos hosts que hablan mucho puede salir bien? Si escuchan, si preguntan, hacen reír, hacen pensar y logran meter en zona sillón a todas las personas que pasan por el ciclo, funciona muy bien lo que hacen Alejandro Cardona y Sebastián Rojas en este podcast que parece de conversación pero (por suerte) no lo es. Muchos minutos de entrevista condensados en alrededor de una hora (y monedas) con personas que podés conocer de una cosa y nos hablan de otra, de una muy

Cuaderno de Escucha: La Firma de Dios, un ejercicio de paciencia

Probando un nuevo formato de reseña (alias  Cuaderno de Escucha ), que había pensado anteriormente con otras ficciones sonoras y con algunos podcasts narrativos de no-ficción, presento este ejercicio de analizar episodio por episodio La Firma de Dios . Esta producción es, hasta aquí, el estreno grande de Podium Podcast para 2022 y el regreso al guión de José Pérez Ledo , guionista de El Gran Apagón y Guerra 3 , entre otros. Además de contar con el diseño sonoro de Teo Rodríguez ( La Esfera e Informe Z ). Vamos entonces por partes, recordando la recomendación de escuchar antes los episodios. No solo para una comprensión de lo que se escribe, también para evitar spoilers que trataré (en lo posible) de no cometer.  Escuchar: Web , Spotify , otras . Episodio 1: La Plaga Me chocó de entrada que sea otra serie de ficción sobre pandemias . Siento que necesitamos un respiro (de la pandemia en la vida, primero, y del tema en general) en cuanto a estas grandes producciones sonoras que cuen

La Esfera: ciencia ficción española y de otro planeta

La escuela española de podcasts de ficción lleva ya cinco años marcando un camino en lo que es narración sonora de este siglo en nuestro idioma. Una senda de sonido cinematográfico, actuaciones muy finas y series que se parecen a las de la tele pero en podcast: Podium ha fijado el rumbo desde El Gran Apagón en adelante. Ese nivel presupuestario, esa dedicación en la realización, ese profesionalismo para la narración sonora, son difíciles de replicar en otras latitudes y van dejando un legado que se aleja, por suerte, de la clásica ficción exagerada del viejo radioteatro. En ese rumbo, La Esfera es la gran superproducción que entregó Podium Podcast este año, con una historia (nuevamente) de ciencia ficción que retoma un tema clásico del género: los OVNIs, la presencia extraterrestre en nuestro planeta, las conspiraciones gubernamentales y "The truth is out there" . Tan marcada es la influencia de X-Files en este podcast que hasta lo celebran con la inclusión de la famosa

Blum: el mejor podcast del año (hasta ahora)

En el campo de las ficciones sonoras necesitábamos una renovación. O la necesitábamos y no lo sabíamos. Hay muchas producciones en torno a la ciencia ficción (catástrofes, virus, futuros oscuros), hay otras que trabajan entre el radioteatro, el teleteatro y el costumbrismo. Sin ponerme a ponderar ahora una por una, se puede decir sencillamente que hay dos grandes vertientes: las que podemos llamar ficciones del siglo XXI , con sonoridad cinematográfica, temporadas extensas, alto presupuesto (aunque Caso 63 se hizo con poco), notable dirección de actuaciones e interpretaciones a la altura de tamaña producción; y las que, con presupuesto o no, deben cortar lazos aún con el vetusto radioteatro, nos entregan actuaciones exageradas, guiones flojos y se escuchan desde el vamos sin dirección clara: como resultado cuesta escucharlas y pensamos que la ficción no es para nosotrxs ... Algún día deberemos sentarnos a hablar seriamente del rol de dirección en el podcast , que vale para cualquier g

El verdadero robo del siglo: entrevista a Mariano Pagella

El apelativo de "robo del siglo" se ha usado varias veces para distintos atracos y asaltos. La espectacularidad, la complejidad, la maestría del golpe siempre son factores para que, en general desde el periodismo, un robo sea bautizado de esa manera quedando luego identificado así en el imaginario de una sociedad. La realización de podcasts de true crime o, digamos en nuestro idioma de policiales basados en hechos reales por no usar la floja traducción literal "crímenes reales" (resulta algo insípida), viene aumentando en la región con experiencias que en general giran en torno a macabros crímenes, propios de los que sería la nota roja, con entonaciones y estilos cargados, exagerados, efectistas y que en muchas ocasiones terminan arruinando la historia por la forma en que es narrada. Algo más de claridad: queda bastante fuera de época ese estilo barroco, asociable a la parodia, de contar los casos criminales como se hacía a mediados del Siglo XX. Básicamente porq

Basta Chicos: la fabulosa vida de Ricardo Fort

En medio de la avalancha de lanzamientos de Spotify Originals en el invierno argentino de 2021, destaco el podcast narrativo Basta Chicos que cuenta la vida, el impacto mediático y las pasiones de Ricardo Fort. El excéntrico millonario que hizo su fama a pura plata, imponiendo su imagen, sus modos y su estilo a una TV argentina que nunca lo recibió como un par, tiene su historia contada por el youtuber Damián Kuc en esta coproducción de Anfibia Podcast y Spotify . Un programa que mayormente puede disfrutar una audiencia argentina, si bien tiene guiños y explicaciones para personas que lo escuchen desde otras latitudes, narra y repasa distintas facetas de la vida de este mediático, estrella, meme y figura de la televisión, el espectáculo, los programas de chimentos: Ricky Fort fue siempre un personaje único y en este podcast con mucho audio de archivo destaca en cada aparición. Casi siempre en Basta Chicos lo más interesante es la voz del propio Fort que mantiene su imán, su atract

Misterio en La Moraleja: un true crime relajado

Es una época muy interesante del podcast en nuestro idioma. Tenemos géneros y formas de contar bastante establecidas, tenemos algunas que ya necesitan una actualización. También tenemos programas que rompen un poco las lógicas habituales de los géneros, recuperan viejos estilos y los transforman en estas bonitas cosas para escuchar del siglo XXI que conocemos como podcasts. Misterio en La Moraleja cuenta la historia de una periodista, Eva Lamarca guionista y narradora (a quien podés recordar de XRey ), con dirección de Álvaro de Cózar (también hizo XRey , Los Papeles y V. las cloacas del estado ). Ella decide ir detrás de una historia mínima : alguien en el barrio rico, el de las mansiones de futbolistas y otros estereotipos, votó al partido de izquierda Podemos en las elecciones municipales. El contexto político real en este caso no importa. En aquella elección de 2021 Ayuso arrasó y Pablo Iglesias se retiró de la política. Fue a votar más gente que nunca en La Moraleja (nos cuen

Gastropolítica: gastronomía y... política

Como su sintético nombre lo indica este podcast toma a la política de excusa para hablar de la comida o a la comida de excusa para repasar historia, política y sucesos. El valor de un buen nombre. En episodios breves, de alrededor de 15 minutos, Maxi Guerra traza recorridos entretenidos, amables, llenos de Historia, con música amena y audios de archivo al paso para ilustrar situaciones. Entender qué relación tiene una cafetera italiana con el futurismo y el fascismo, a partir de un empresario del aluminio que cambió para siempre la forma de tomar café en casa (con versiones locales como la mítica Volturno argentina); conocer la vida y récords de una vaca lechera cubana, su rivalidad con una vaca gringa, los atentados contra la vida de Fidel Castro y el fanatismo por el helado del líder cubano; o entender cómo la Pepsi fue clave en una etapa de la Guerra Fría, con líderes conversando en una cocina (artificial) y sorprendernos con el particular medio de pago que usaron los rusos ante