Ir al contenido principal

La fuga que levantó la vara

FUGAS es el primer podcast narrativo de no-ficción de Anfibia Podcast, realizado en coproducción con Lunfa. Decir que hay pocas experiencias de este nivel, con esta calidad de producción, en Argentina es quedarse corto. FUGAS tal vez sea una de las mejores producciones argentinas en materia de podcast. Pero dejemos por un momento las definiciones y vayamos al producto.

Se lanzó con un doble episodio inicial, que será objeto del análisis que propongo. La historia con la que inicia FUGAS tiene que ver con la fuga del penal de Rawson (Argentina) en 1972, durante la dictadura militar de Lanusse.

La narración y la historia 

Narrado en la voz de Sebastián Ortega, el relato se va enlazando con una entrevista clave para el proyecto: Fernando Vaca Narvaja (uno de los líderes de Montoneros, organización político-militar de la izquierda peronista en los años 70). El relato sonoro se completa con efectos de sonido y música de tensión cinematográfica. Es una construcción compleja, que propone una escucha atenta.

Por su propuesta, entiendo, los episodios iniciales rondan los 20 minutos, apuntando a una escucha que pueda ir siguiendo el hilo pero no resulte agotada en la extensión. No es lo mismo apuntar a mantener la atención 40-45 minutos, tal el formato de algunas series de TV (casi el estándar, en una época, en la industria), en una serie de audio que narra historias complejas: FUGAS tiene política, tiene historia, y es básicamente una serie sobre escaparse de la cárcel, una experiencia para nada menor.

El hilo del relato juega con algo que es clave en la historia real del hecho: la fuga del penal de Rawson fue muy particular, organizada desde adentro, por los líderes de las organizaciones presos allí. La narración de Ortega da un poco de contexto y se sigue hilvanando con la voz de Vaca Narvaja. Una extensa entrevista, especial para el podcast, es claramente eje de este episodio: un logro clave de producción, con un personaje único y fundamental para contar la historia que él mismo protagonizó. Y vivió para contarla, cosa que -conociendo los hechos- no es poco decir.

El background histórico que va sumando el relato, incluye un repaso de la vida política de Vaca Narvaja (y de la época), incluyendo su recorrido carcelario como preso político, hasta terminar en Rawson. También, aparece otro protagonista (Celedonio Carrizo) para sumar un punto de vista distinto (de otra organización: las FAR) y una nueva voz al relato sonoro. Acto seguido, una nueva aparición: Alicia Sanguinetti, joven uruguaya, detenida por un intento de atentado a Lanusse y Bordaberry (dictador uruguayo), que tras otro periplo carcelario estaba también en Rawson. Así, la historia se narra por momentos entre Ortega y los testimonios de Vaca Narvaja, Carrizo y Sanguinetti: un gran acierto narrativo.

Se completa entonces un panorama de lo que era la cárcel de Rawson en ese momento: líderes de distintas organizaciones, presos políticos de todo tipo, estaban juntos y cerca. Y comenzaron a organizar la fuga. La narración va, desde la construcción del guión, empezando a introducir el tema del escape poco a poco. Otro acierto: nos van llevando, paso a paso, al núcleo de la historia.

Las descripciones de cómo se fue gestando el proceso, de la ingeniería de la fuga propiamente, son de lo más interesante. No solo del podcast, estamos quizás ante uno de los sucesos más particulares de la oscura década de los 70 en Argentina, tantas veces narrada. El relato detallado de Vaca Narvaja termina, entonces, de develar cómo fue armada la fuga. No voy a spoilear, realmente está muy bien construido el guión y no tiene sentido arruinarlo en una reseña.

Los elementos

El guión, como puede observarse a esta altura, es un elemento fundamental en la producción de FUGAS. El trabajo con podcasts guionados lleva siempre mucho tiempo, o al menos muchísimo más que en los podcasts de charla, grabados casi en vivo, y además implica otras cuestiones: en este caso hilvanando las entrevistas, de tres personas diferentes, se va construyendo la historia, y construir un relato coral siempre es complejo. FUGAS lo logra, ampliamente, sumando otras herramientas.

La música es otro elemento narrativo clave: va acompañando la escucha, que se recomienda (y con razón) con auriculares, generando distintos climas. Los momentos de máxima tensión, son marcados desde lo musical. El relato va tomando gravedad y en la edición allí nos llevan: musicalmente y con los testimonios. Hasta que una canción folklórica, protagonista real en la fuga, marca el inicio del escape.

Mención aparte para la canción de FUGAS que está en la apertura de los episodios (y en el trailer): original para el podcast, realizada por Nicolás Pagella, es de esas melodías que podrían sonar en una película de Tarantino o en una serie de TV (justamente) de los 70, esas de persecuciones con autos volando por las calles de San Francisco (?). Una tonada surf-rock muy pegadiza que muestra, como ocurre en otros podcasts que toman la misma decisión, la importancia de contar con música original. Más aún si está tan bien elegida: la canción es la identidad sonora de FUGAS.

Y un elemento sutil pero necesario, a mi gusto, en los podcasts narrativos de no-ficción, es el uso de efectos de sonido: a esta altura de las cosas, creo, ya no podemos contar historias en un podcast sin usar efectos. En FUGAS están bien dosificados, aparecen en momentos puntuales (disparos secos, botas que caminan, una reja que se abre, un arma que se carga) y no invaden el relato pero, a la vez, son claves en la construcción sonora.

Detalles y ramificaciones

El nivel de detalle con el que se gestó la fuga de Rawson, resultados aparte (el escape no salió bien, se ha contado mil veces), tiene que ver con el nivel de detalle con el que se narra FUGAS: las horas y horas que llevó la gestación del escape, tienen una correlación con las horas y horas que llevó la realización de esta producción de Anfibia Podcast y Lunfa.

“Falla la parte más sencilla” dice uno de los testimonios, en un momento clave (otra vez, no voy a spoilear): algo que no ocurre en el podcast, ocurrió en Rawson. Para conocer otra versión de esta historia, y de esa falla que cambió todo, se puede leer esta gran nota de Ariana Budasoff, publicada en 2018 en Revista Gatopardo (México): Jorge Lewinger, “el hombre de la señal”, cuenta su error y su vida posterior, cargando una pesada culpa. Es un interesante relato, que hace las veces de spin-off (si bien publicada antes) muy recomendable para el momento post-escucha de FUGAS.

Además, es conocida (y está narrada varias veces) la llamada Masacre de Trelew, en la que fueron fusilados 19 hombres y mujeres que no lograron fugarse de Rawson durante los sucesos narrados en el podcast. Las recomendaciones aquí pueden ser: “Trelew. La fuga que fue masacre” (2004), documental de Mariana Urruti, que puede verse en YouTube, con testimonios muy variados de protagonistas de la historia (incluyendo a los que aparecen en FUGAS), así como de pobladores de la zona y periodistas de la época, construyendo el relato audiovisual más completo sobre los hechos. Por otra parte, “Ni olvido ni perdón” (1972) de Raymundo Gleyzer, documentalista argentino desaparecido en 1976, también disponible online, es un testimonio a la vez histórico y político de esa época, en la línea del documental de denuncia.




FUGAS tiene otros episodios, sobre otros escapes de otras cárceles (del Buen Pastor, Punta Carretas), montados en una web con un diseño muy cuidado, especial de Anfibia Podcast para este proyecto. De esta manera, entre música original, guión muy cuidado, narración con el tono indicado, efectos sonoros sutiles y bien ubicados, se construyó uno de los proyectos más interesantes del podcasting argentino.

Esperemos que, a partir de ahora, se empiecen a producir contenidos de este nivel en una escena argentina que cuenta con talentos que podrían hacer mucho más. Falta que algunos actores del mercado de los medios vuelquen sus presupuestos a producciones de calidad, en vez de seguir en una anticuada lucha por los clics y las vistas de página: estamos en el año 2020. Por suerte, hay algunas señales de que esto empieza a cambiar.

----------------
✑ Si te gustó FUGAS te pueden gustar: películas como El Gran Escape (mil peripecias en este clásico de 1963 en el que, en un momento, también el robo de un avión es parte del escape) o Fuga de Alcatraz (de 1979, con Clint Eastwood, narra la huida de la famosa prisión en la Bahía de San Francisco); o libros como Born y Aramburu, de María O´Donnell, y La pasión según Trelew, de Tomás Eloy Martínez.

Un episodio de Radio Ambulante de 2013 repasa, con el testimonio de una de las mujeres que organizó el escape, la fuga de la cárcel uruguaya de Cabildo en julio de 1971. Se puede relacionar con el tercer episodio de FUGAS, "Los 111", que narra la famosa fuga del penal de Punta Carretas en Montevideo, ocurrida meses después. Por último, Josefina Licitra escribió un libro sobre la fuga de la cárcel de mujeres de Cabildo llamado 38 estrellas.

----------------
✉ En este enlace podés suscribirte al semanario de Escucha Podcast para recibir novedades, enlaces de interés y recomendaciones de podcasts para escuchar, en tu email.

Entradas más populares de este blog

Entrevista: Las Raras

Uno de los podcasts más interesantes en nuestro idioma es un proyecto independiente, cuenta historias reales o lo que conocemos como no ficción, con especial dedicación en lo sonoro: entrevistas en locación, tono muy cuidado, grabación con estándares elevados, lazos con el audiovisual y presencia clave de paisajes sonoros. Catalina May y Martín Cruz llevan adelante este proyecto desde Chile y se prestaron amablemente a charlar sobre cómo hacen Las Raras , construyendo esas historias de libertad . Escucha Podcast: En  Las Raras resuena la frase “lo personal es político”, de hecho han referido a ella como lema. Cuentan historias personales, pequeñas, que “cuentan algo más grande” y les lleva tiempo elaborar cada una: ¿Cómo es la búsqueda de las historias? ¿Cómo las terminan encontrando? ¿Es una tarea permanente? Catalina May: Es una búsqueda permanente. Yo soy periodista, en realidad toda mi vida he contado este tipo de historias de alguna forma. No en audio, siempre trabajé en peri

No es nada pero pasa algo

Los podcasts diarios en español, creo, no están encontrando en muchos casos su razón de ser. En el podcast argentino, por tomar un ejemplo que tengo a mano, son mayormente informativos, noticieros, casi como piezas de radio. Los que no se centran en la información del día entregan "una mirada diferente", una segunda lectura, un cambio de foco a partir de las noticias diarias. Traen un especialista que aporta otra visión, meten un día relajado al terminar la semana, pasan audios de entrevistas o las graban. Pueden estar bien producidos o no, de hecho casi todos lo están, pero no aportan nada nuevo desde el lenguaje, desde lo narrativo, son realizados como un programa de radio: desde lo temático, desde el tono de voz, desde el ritmo y el estilo conductivo, en algunos casos desde la extensión (muy larga o nunca fija). Quizás está bien que así sean pero me generan dudas al ser podcasts y ser diarios: el tema da para un debate extenso y hay otras experiencias en otros países que