Ir al contenido principal

Entrevista: Lubi Podcast, la honestidad y la intimidad

Una de las productoras más originales de la escena podcastera argentina se llama Lubi. Con una estructura cambiante pero liderada por Cata Reggiani y Fede Ciccone, sus podcasts tienen siempre algo que los diferencia del resto. Ni siquiera al escribir este texto, después de entrevistarles (las introducciones se escriben siempre al final, no?), puedo acercarme a una definición. Creo, cada vez más, que las definiciones y categorizaciones sirven para poco, más allá de un nivel inicial, superficial, de análisis. Y en Lubi trabajan en torno a algunas profundidades e intimidades, por lo que mejor no les categorizo de más. Sus podcasts son en general breves, son escuchados en varios países de América Latina y son hechos por gente muy joven para audiencias (creo) jóvenes. Me siento un poco lejos, a veces, con 38 años escuchando sus historias, sus formas de contarlas. Y en eso, también, encuentro originalidades y virtudes varias. Pero mejor pasemos a la entrevista... 

Escucha Podcast:
Hay algo respecto a lo que producen que son, digamos, podcasts muy personales, que tienen que ver con cosas propias, con experiencias: con una familia (Beatriz y Roberto), con un viaje (Misteriosa y Estúpida, que no es de Lubi pero lo hizo Cata), con mandar un mensaje por Whatsapp una vez por semana durante un año (De nuevo acá).

Catalina Reggiani: Para mí no es personal, es íntimo. Lo que nos interesa, y nos fuimos dando cuenta que teníamos ganas de hacer, eran cosas que hablaran de lo íntimo de una forma honesta. En Claraboya son todas cartas reales pero en 40 cartas no todas son historias reales. Nos parecía que no siempre lo personal es íntimo, ni es honesto. Por eso nos parece más importante construir relatos que sean verosímiles, que sean honestos y que sean íntimos. De nuevo acá es como el summum de ese experimento.

Federico Ciccone: Para mí hay dos cosas. Por un lado, no es intimidad mi búsqueda principal, por eso me parece que está bueno lo que hacemos con Cata que cada cual tiene una búsqueda y eso genera otras cosas. Para mí el principal foco es la honestidad, siempre. Entonces, si bien van de la mano la intimidad y la honestidad, ella se fija más en la intimidad y yo en la honestidad en cada proyecto. Por eso tienen los dos condimentos.
En 40 cartas buscamos una sola voz que lea todas las cartas, que no sean los autores, por la neutralidad que nos daba hacerlo así. Y también Vicente es Vicente en De nuevo acá, y no la persona que es realmente, porque no importa quién es. La búsqueda de lo personal no está, por decirlo de alguna forma. 

De nuevo acá es un proyecto actual de Lubi, en el que Vicente, manda un audio por Whatsapp una vez por semana (durante un año). Al día siguiente, ese mismo audio se sube a las plataformas pero hay algo de magia en recibirlo cada jueves en la aplicación de mensajería. A lo largo de las semanas Vicente va contando su vida, sus pensamientos, sus experiencias. Como todas las vidas en 2020 (y en el futuro cercano, parece) la de Vicente estuvo atravesada de varias maneras por la pandemia: aislamiento, encierro, trabajo a distancia, luego aperturas, salidas, sensaciones raras, relaciones personales complicadas. Vicente se parece mucho a alguien, seguramente, y también se parece un poco a cada persona que lo escucha, o al menos eso creo después de escucharlo durante las últimas veinte semanas.

EP: En la descripción de De nuevo acá está la pregunta “¿Podés hacerte amigo de alguien con quien no tenés contacto?”. Y me pasó este año que sí, que me hice amigo de un par de personas a la distancia. O al menos son personas con las que hablé muchísimo durante la pandemia y no nos vimos por distintas circunstancias. Entonces esa pregunta me parece doblemente interesante. ¿Cómo pensaron este podcast y el personaje de Vicente?

Fede: En De nuevo acá la primera búsqueda era hacer un diario íntimo y hablar de lo que le pasaba a una persona. Esa fue la primera cosa que salió y después fuimos encontrando la forma. La idea tiene como un año y medio. Tampoco queríamos hacer algo egocéntrico, es raro el proyecto. Al comienzo de la cuarentena le encontramos la vuelta, pensamos en qué pasaba si lo hacíamos por Whatsapp. Teníamos ganas de hacer algo raro, y después “arrepentirnos” un poco por el quilombo que era resolver eso de cargar un montón de contactos para mandar los audios… Queríamos hacer que un amigo te hable todas las semanas y la mejor forma de hacerlo era con un audio de Whatsapp. Era obvio y lo tuvimos que hacer así.
Después está el hecho de que Vicente te va a hablar por 50 semanas seguidas, tiene que caer bien, tiene que dar ganas de seguir escuchándolo. El podcast tiene algo que es complejo en Whatsapp: si te llega un audio y estás haciendo otra cosa, no lo vas a escuchar en el momento y después te vas a olvidar. Entonces estaba la idea de retomar ciertos temas para que la gente siga enganchada.

Cata: Hay otra variable respecto a lo que dice Fede. Es que se pone en tensión que, por un lado, Vicente tiene que caer bien: para que el experimento funcione tenés que terminar el año sintiéndote amigo. Y por otro, es importante que sea honesto. Vicente es una persona real a la que le pasan cosas y que entiende de una forma el mundo, no podemos construirlo como un personaje para que caiga bien.
Además, creo que todos los podcasts los pensamos como experimentos, surgen todos desde una pregunta a resolver. Quizás las ideas están dando vueltas un tiempo antes, como este que es un diario semanal o hicimos otro con cartas de desamor. Tratamos siempre de darle una vuelta, de pensar qué estamos queriendo investigar, a dónde queremos llegar con todo esto.

Fede: También es importante que el oyente, o amigo futuro, quiera al personaje pero hay momentos que no sabemos si a la gente le va a gustar. Cuando fue la muerte de Maradona queríamos hablar de eso y la gente nos podía odiar. Y así con todas las situaciones en las que Vicente tiene que tomar partido: es una apuesta y por ahora está saliendo bien.

Cata: Puede ser odio o pueden bajarse. Hay muchos oyentes de otros países a los que Maradona no les dice nada, no es el fenómeno que se generó acá.

Fede: De hecho, ese capítulo por ejemplo, fue casi el único que grabamos dos veces. Una primera versión no nos pareció honesta… Y la segunda versión salió el capítulo como es. Además, cuando no sabemos cómo va a reaccionar el público pensamos que si es honesto no podemos tener problemas.



EP:
¿Por qué hacen podcasts en vez de elegir otros formatos? ¿Pensaron siempre en hacer podcasts, individualmente, o es más un proyecto de cuando se juntaron en Lubi?

Fede: Yo siempre quise hacer podcasts desde que los descubrí. Hay una ventaja que da el podcast sobre otras tecnologías: es muy barato de producir en un primer momento. Si querés hacer bien las cosas tenés que poner más plata pero si querés hacer videos en YouTube es muchísima más guita para arrancar. Siempre quise hacer contenidos y quería que la gente consuma lo que yo hacía. A la vez tengo muchas ideas todo el tiempo y ahí aparece la parte de la experimentación: “tengo ganas de hablar de esto”, “tengo ganas de ver qué pasa si hago esto así”. Y ahí encontrar gente en el camino con las mismas inquietudes que yo, y de esas personas la primera fue Cata.

Cata: Lo mío viene un poco por el mismo lado. Es muy barato producir. Yo vengo de la edición de libros y para mí el podcast es una herramienta genial. Aprender a hacer podcasts y aprender edición de textos, lo podía hacer con un costo muy bajo. Y después, en relación a la experimentación, tiene que ver con cómo encaramos el mundo: yo encaro así cualquier cosa que hago, me invento un problema y lo resolvemos. No un problema como algo negativo: creo que si hacés siempre lo mismo, y si hacés lo mismo que hace todo el mundo, es un embole.

Fede: De hecho, en el camino de Lubi la visión editorial de la honestidad y lo íntimo no estaba en un primer momento, o estaba a medias. Arrancamos con un podcast conversacional y 40 cartas en simultáneo: pero hicimos el conversacional porque sentíamos que era lo que iba a hacer que la gente nos escuche. Pensábamos que si hacíamos algo muy ambicioso o diferente, no iba a haber público. Después no fue así pero seguramente a 40 cartas le fue bien por estar acompañado por un podcast conversacional. Si bien es difícil de medir, es algo que se fue construyendo en el camino: al principio pensamos en hacer una para nosotros y una para los demás, en ese sentido. Y después que le fue bien a la nuestra, arrancamos con esta línea de la que hasta ahora no nos bajamos.

Cata: Sobre todo, sumando en esa línea de que hicimos lo que queríamos hacer, pienso que es muy desgastante hacer podcasts como los queremos hacer nosotros. Tienen muchas instancias de trabajo. Si el podcast tiene guiones escritos, esos textos los escribe alguien, los edito yo, los graba otra persona, el audio lo edita Fede. Hay muchas instancias que, sin bardear a los podcasts conversacionales, esos podcasts en general no las tienen.
Y en el caso de De nuevo acá también hay mucho trabajo de postproducción: no solo es pensar el episodio, grabarlo, corregirlo, etc. También es escuchar las respuestas que las personas nos mandan. Entonces, dedicarle tanto tiempo a algo que no te da dinero si es algo que no te gusta hacer, o no te genera una gratificación, es un problema.

EP: ¿Qué piensan sobre los podcasts cortos y largos, en cuanto a la duración? ¿Qué pasa con las plataformas, respecto a las estadísticas de escucha, con los podcasts de Lubi que son mayormente breves?

Fede: Lo primero que quiero decir es que no consumo cosas de una hora ni aunque las haya hecho mi mejor amigo, es una regla personal que tengo. Si tu contenido dura una hora, lo podrías haber editado, podía ser más corto. Siento que todo se puede decir en menos tiempo. Además, no tengo la atención necesaria para prestarle una hora a nada. Creo que hago podcasts que yo escucharía. Ahí va la búsqueda de que hacemos cosas de 5 minutos. Hasta 15 puedo llegar a escuchar pero más no.
Yo miro videos y escucho podcasts, no consumo muchas más cosas en mi vida cotidiana: y puedo hacer una sola por vez. Entonces necesito contenidos cortos para poder consumir muchos. Y va por ese lado la búsqueda de hacer contenidos cortos. Además de darle al producto el tiempo que necesita, y en general no necesita más de 5 minutos.

Cata: Con Fede hablamos mucho de cómo escribir y editar poesía, y escribir y corregir chistes, que a priori parecen universos distintos, tienen una lógica muy similar. Y ahora, pensando en voz alta, creo que son las formas en que nosotros producimos nuestras otras cosas que hacemos, otros productos, por fuera de los podcasts, y trasladamos esa lógica acá.
La forma perfecta es a la que no le sobra nada. Es un poco lo que decía Fede recién: hay cierto temor a que si es corto, sea pequeño y de poco valor. Y las cosas cortas, condensadas, para mí son el ideal. Después siempre te sobran o faltan cosas porque uno siempre está aprendiendo a hacer ese proceso de selección, recorte y producción.

Fede: Después, si nos alejamos de nuestro pensamiento y nuestros ideales, y vamos a los algoritmos y a lo que funciona, también tiene sentido hacer podcasts cortos, retomando la pregunta. Nosotros hacemos podcasts de 5 minutos, también, porque sabemos que si la gente tiene 45 minutos para escuchar algo es mejor que escuche nueve episodios a que escuche uno solo. Entonces si escuchás uno y aparecen después los siguientes capítulos, vas a sumar más reproducciones: al ser más cortos vas a tener, por ejemplo, 10.000 reproducciones en el mismo tiempo que un podcast con capítulos largos suma 1.000. Es casi sentido común. Por eso me cuesta comprender que haya tan pocos podcasts cortos o tan poca experimentación por ese lado. Entiendo que es más fácil “prender el micrófono y listo” pero no es la mejor idea, no es lo que mejor funciona. Creo que a veces falta sentarse un rato, charlar la previa y definir qué es lo mejor para un producto antes de grabar.

EP: Se está hablando cada vez más en el podcast (por suerte) de los guiones y de la edición. No solo edición de sonido, sino de editar el guión, también del trabajo con guiones esquemáticos o no, y de varias cuestiones que los podcasts resuelven de distintas maneras. ¿Cómo trabajan ustedes los guiones? ¿Qué piensan sobre escribir para audio?

Cata: Para mi depende mucho de qué estemos hablando. Si el peso está puesto en cierta frescura de la conversación o del momento, me parece que está bien pensar en guiones esquemáticos y que las palabras que se usan, las estructuras de las frases, se definan en el momento. Pero nosotros para la edición del texto de los capítulos más literarios, hacemos una lectura pensada para el audio. Más allá de una cuestión técnica, de que las frases no sean muy largas porque uno se pierde, creo que la regla es la misma que cualquier escritor debería tener sobre sus textos: que suenen bien cuando se leen en voz alta. Uno se olvida a veces que la lengua es fundamentalmente sonora, y si nos estamos perdiendo eso nos estamos perdiendo lo más lindo. Con 40 cartas o Claraboya es más fácil de identificar el género, porque son podcasts literarios. Pero no importa el género: si estás haciendo un podcast periodístico y tu guión no es poético, en el sentido de que no estás pensando en el ritmo y en el sonido, estás perdiendo porque el podcast es sonido y es ritmo.

Fede: Lo que dice Cata es el foco principal. El ritmo y el sonido son dos cosas que buscamos particularmente en nuestra vida. También creo que hay otra búsqueda previa, que tiene que ver con que nos gusta o no interesa. Está bueno que los dos tenemos perfiles muy diferentes y somos dos oyentes diferentes del podcast. Si le gusta a uno y al otro no, algo malo está pasando. Si no nos gusta a los dos, está definitivamente mal. Y si nos gusta a los dos decimos "OK, ¡es por acá!".

Cata: También me parece que tenemos perfiles muy distintos pero confiamos el uno en el otro. Entonces, si yo voy y le digo a Fede “esto me gustó” pero no hay emoción y a él no le gustó, se discute. Si yo llego con algo alucinante, digo “estoy atravesada por esto” y a él no le pasó, confía en esa emoción y viceversa.


☞ Podés seguir a Lubi en Instagram y en Twitter para conocer sus últimas producciones.
☞ También escuchar a Vicente en De nuevo acá, desde el comienzo, para ponerte al día y acompañarlo hasta el final.
----------------
✉ En este enlace podés suscribirte al Semanario Escucha Podcast para recibir novedades, enlaces de interés y recomendaciones de podcasts para escuchar, en tu correo.

✱ También me podés ayudar a sostener este proyecto:
Invitame un café en cafecito.app

Seguir leyendo:

Entrevista: Las Raras

Uno de los podcasts más interesantes en nuestro idioma es un proyecto independiente, cuenta historias reales o lo que conocemos como no ficción, con especial dedicación en lo sonoro: entrevistas en locación, tono muy cuidado, grabación con estándares elevados, lazos con el audiovisual y presencia clave de paisajes sonoros. Catalina May y Martín Cruz llevan adelante este proyecto desde Chile y se prestaron amablemente a charlar sobre cómo hacen Las Raras , construyendo esas historias de libertad . Escucha Podcast: En  Las Raras resuena la frase “lo personal es político”, de hecho han referido a ella como lema. Cuentan historias personales, pequeñas, que “cuentan algo más grande” y les lleva tiempo elaborar cada una: ¿Cómo es la búsqueda de las historias? ¿Cómo las terminan encontrando? ¿Es una tarea permanente? Catalina May: Es una búsqueda permanente. Yo soy periodista, en realidad toda mi vida he contado este tipo de historias de alguna forma. No en audio, siempre trabajé en peri

No es nada pero pasa algo

Los podcasts diarios en español, creo, no están encontrando en muchos casos su razón de ser. En el podcast argentino, por tomar un ejemplo que tengo a mano, son mayormente informativos, noticieros, casi como piezas de radio. Los que no se centran en la información del día entregan "una mirada diferente", una segunda lectura, un cambio de foco a partir de las noticias diarias. Traen un especialista que aporta otra visión, meten un día relajado al terminar la semana, pasan audios de entrevistas o las graban. Pueden estar bien producidos o no, de hecho casi todos lo están, pero no aportan nada nuevo desde el lenguaje, desde lo narrativo, son realizados como un programa de radio: desde lo temático, desde el tono de voz, desde el ritmo y el estilo conductivo, en algunos casos desde la extensión (muy larga o nunca fija). Quizás está bien que así sean pero me generan dudas al ser podcasts y ser diarios: el tema da para un debate extenso y hay otras experiencias en otros países que

De eso no se habla: Entrevista a Isabel Cadenas Cañón

Encontrar en un mismo podcast una voz autoral, un estilo bien definido, una elaboración sonora de alto nivel, una atmósfera en la que las historias encajan a pesar de ser diferentes, es algo que no ocurre muy seguido en el podcast en nuestro idioma. En De eso no se habla  pasa todo eso y varias cosas más. Uno de los podcasts más interesantes que se han producido en 2020, o en años anteriores (debo decir),  deja abiertos varios caminos y formas de producir de cara al futuro, respecto a géneros y formas de contar que no se venían produciendo en español (en inglés algunos de esos campos se han trabajado en gran forma), lo que agrega otra capa de importancia a este proyecto. Con autoría y narración de Isabel Cadenas Cañón, que también hace el montaje y diseño sonoro, el equipo se completa con Laura Casielles en comunicación y edición de guión, Vanessa Rousselot en edición de guión y Paula Morais en asistencia de producción. Para conversar en profundidad sobre la primera temporada de seis

La fuga que levantó la vara

FUGAS es el primer podcast narrativo de no-ficción de Anfibia Podcast , realizado en coproducción con Lunfa . Decir que hay pocas experiencias de este nivel, con esta calidad de producción, en Argentina es quedarse corto. FUGAS tal vez sea una de las mejores producciones argentinas en materia de podcast. Pero dejemos por un momento las definiciones y vayamos al producto. Se lanzó con un doble episodio inicial , que será objeto del análisis que propongo. La historia con la que inicia FUGAS tiene que ver con la fuga del penal de Rawson (Argentina) en 1972, durante la dictadura militar de Lanusse. La narración y la historia  Narrado en la voz de Sebastián Ortega, el relato se va enlazando con una entrevista clave para el proyecto: Fernando Vaca Narvaja (uno de los líderes de Montoneros, organización político-militar de la izquierda peronista en los años 70). El relato sonoro se completa con efectos de sonido y música de tensión cinematográfica. Es una construcción compleja, que pr

Entrevista: Juan Serrano de La No Ficción

El podcast en nuestro idioma tiene hoy un gran desarrollo en Colombia, con producciones muy variadas y de alta calidad. La No Ficción es una productora de podcasts periodísticos con base en Bogotá. Vienen desarrollando algunos de los proyectos más interesantes de estos años: El Topo , un podcast de entrevistas profundas, y Un periódico de ayer , una serie sobre historias personales atravesadas por hechos del pasado. También produjeron una investigación ganadora del premio Simón Bolívar 2019: La desaparición del Padre Gallego , sobre un sacerdote colombiano desaparecido en Panamá. Un periódico de ayer se lanzó entre junio y agosto de 2020, cuenta con 10 episodios de entre 30 y 60 minutos. También tiene un episodio especial sobre la producción del podcast, que repasa entretelones de la realización. Para conocer en profundidad el proyecto entrevisté a Juan Serrano , fundador y productor ejecutivo de La No Ficción y voz narradora de  Un periódico de ayer . Escucha Podcast: El lema de

Crudo, relatos de autoficción: cotidianos y honestos

La brevedad, lo cotidiano , la honestidad , son temas y estilos que vengo tratando con frecuencia en esta web. O al menos eso creo, ya que son temas que con frecuencia aparecen en los podcasts que escucho y recomiendo por acá. Por suerte, para que esto no sea una perorata de autobombo, son temas que les interesan a otras personas que producen podcasts. Si algunos de esos temas aparecen juntos, en un mismo podcast que cuenta situaciones de la vida real y, además, con un giro ficcional, ya me anoto como oyente. Es el caso de Crudo , nuevo podcast de la productora argentina Andy Cukier , que me interesó también desde las portadas: cada episodio tiene un arte de tapa muy lindo, una ilustración genial que le aporta mucho a la estética del podcast. Crudo es una serie de relatos de autoficción, o sea: relatos con algo autobiográfico, real, y con algo que no lo es, ficcional. La literatura está plagada de ejemplos, hay escritores y escritoras (cientos, miles) que han hecho de esto sus carrera

El verdadero robo del siglo: entrevista a Mariano Pagella

El apelativo de "robo del siglo" se ha usado varias veces para distintos atracos y asaltos. La espectacularidad, la complejidad, la maestría del golpe siempre son factores para que, en general desde el periodismo, un robo sea bautizado de esa manera quedando luego identificado así en el imaginario de una sociedad. La realización de podcasts de true crime o, digamos en nuestro idioma de policiales basados en hechos reales por no usar la floja traducción literal "crímenes reales" (resulta algo insípida), viene aumentando en la región con experiencias que en general giran en torno a macabros crímenes, propios de los que sería la nota roja, con entonaciones y estilos cargados, exagerados, efectistas y que en muchas ocasiones terminan arruinando la historia por la forma en que es narrada. Algo más de claridad: queda bastante fuera de época ese estilo barroco, asociable a la parodia, de contar los casos criminales como se hacía a mediados del Siglo XX. Básicamente porq

Ey Broder: toda la historia de EE.UU. con una mirada crítica.

En el campo educativo, en lo que es la divulgación en el buen sentido, en poder aprender y conocer algo nuevo, que sea explicado con simpleza y facilidad, generando acceso a una información más compleja, creo que los podcasts tienen un poder impresionante. No voy a decir único, porque no es así, pero sí es claramente un campo para explotar. Entender la historia de un país con más de 200 años de vida, con particularidades que lo hacen único (como todos los países, a veces es difícil compararlos si bien es necesario hasta cierto punto), no es una tarea fácil. Menos aún si es Estados Unidos, un país con tanta ascendencia e importancia en América toda y en Occidente en general. ¿Primera potencia mundial? Quizás viene perdiendo alguito frente a China pero su rol clave es ineludible, nos guste o no. Culturalmente, además, Estados Unidos está presente en nuestras vidas de modo absoluto: sus empresas, sus discursos, sus modos de ver el mundo, hasta sus formas de narrar. La hago simple: YouTube