Ir al contenido principal

Crudo, relatos de autoficción: cotidianos y honestos

La brevedad, lo cotidiano, la honestidad, son temas y estilos que vengo tratando con frecuencia en esta web. O al menos eso creo, ya que son temas que con frecuencia aparecen en los podcasts que escucho y recomiendo por acá. Por suerte, para que esto no sea una perorata de autobombo, son temas que les interesan a otras personas que producen podcasts. Si algunos de esos temas aparecen juntos, en un mismo podcast que cuenta situaciones de la vida real y, además, con un giro ficcional, ya me anoto como oyente.

Es el caso de Crudo, nuevo podcast de la productora argentina Andy Cukier, que me interesó también desde las portadas: cada episodio tiene un arte de tapa muy lindo, una ilustración genial que le aporta mucho a la estética del podcast. Crudo es una serie de relatos de autoficción, o sea: relatos con algo autobiográfico, real, y con algo que no lo es, ficcional.

La literatura está plagada de ejemplos, hay escritores y escritoras (cientos, miles) que han hecho de esto sus carreras. Novelas, cuentos, obras de teatro: les amamos. También el cine, la música e infinidad de obras de arte, parten de ficcionar un poco la vida.

Crudo es un podcast breve, ningún episodio dura más de 10 minutos y repasa temas como: desayunar, sufrir y disfrutar, también algo de peritonitis; el insomnio, una gata que interrumpe, la madrugada; la medicación psiquiátrica, los colores, la salud mental de verdad (no la pavada de la autoayuda); Fernando Peña, el rótulo y el círculo cromático; despedirse de una mascota y qué hacer con sus restos mortales; y muchas cosas más.

☞ Entrevisté a Andy Cukier y me respondió algunas preguntas sobre Crudo:

¿Por qué se llaman relatos de autoficción? ¿Cuáles son tus influencias o cuál es el origen?
La idea de este podcast nació en marzo de 2019 cuando tuve una crisis de ansiedad y angustia muy fuerte en pleno viaje de trabajo a Uruguay. Caminando por Montevideo pensaba que quería plasmar todo lo que sentía, sin filtro y surgió enseguida el nombre "Crudo". Pasó todo ese año, no sabía cómo darle forma al podcast porque luego de la crisis me di cuenta de que no era lo mejor grabar cómo me sentía desbordada y publicarlo directo, por varias razones: porque me iba a arrepentir más adelante de mostrar esa intimidad, porque no necesariamente iba a tener coherencia sin una mínima edición de texto y porque, en definitiva, la idea era plasmar la génesis de lo que me pasaba en un relato que fuera lo suficientemente fiel a mi realidad pero que pudiera distanciarse con algo de ficción. No soy ávida lectora pero me gustan mucho los documentales y las novelas de autoficción, que están basadas en hechos reales pero no necesariamente todas las cosas que se relatan sucedieron de esa manera, y en ese orden, al pie de la letra. Un ejemplo mundialmente famoso de esto es Hamilton, el musical de Broadway, que se basa en una biografía y toma muchísimos componentes de la vida real pero se toma licencias narrativas en varios aspectos para darle ritmo y cohesión al producto final.

Grabaste en tu casa, se entiende, pero también sumaste sonidos reales (preparar el té, la gata maullando, etc.) lo cual le aporta algo documental, o no tan de ficción: ¿Tiene que ver con lo autobiográfico?
Grabé en mi casa por la cuarentena. Yo sigo viviendo en "Fase 1", aunque casi todas las actividades estén permitidas, porque no me siento segura saliendo más que para lo esencial. Esto está íntimamente relacionado con mi salud mental, que está muy presente en la mayoría de los 10 episodios que tiene la primera temporada de Crudo. En algunos episodios lo digo explícitamente y en otros está de modo más sutil. Como trabajo produciendo y editando podcasts para terceros, en casa tengo un cuarto pequeño que uso de oficina/estudio en donde tengo un micrófono profesional y una pequeña caja acústica. No suena 100% como un estudio pero sí queda lo suficientemente prolijo como para ser un producto que me de orgullo. Para este podcast específicamente, que es tan íntimo, hasta siento que se beneficia con ser un producto casero, pero no fue intencional, sino producto de la situación sanitaria en la que vivimos.

El diseño de cada portada es muy lindo, ¿cómo trabajaste con el diseñador? ¿Mandás el audio y él crea la ilustración?
El ilustrador es Fausto Giurescu (su Instagram). Me escribió el año pasado a la cuenta de mi otro podcast, Gatocracia, para contarme la historia con sus gatos y ya en ese momento me regaló el retrato mío con mi gata que es la actual portada de Crudo. Quedé fascinada con su estilo y sabía que quería trabajar con él en algún momento. Este año hice un taller de escritura centrado en la autoficción, en donde escribí la mitad de los relatos del podcast, y cuando decidí lanzarlo le escribí a Fausto si podía adaptar la tapa para la portada de Crudo y le conté sobre el proyecto. Le gustó mucho y decidimos hacer un arte diferente para cada episodio.
Fausto vive en Corrientes y no nos conocemos personalmente pero su trabajo tiene una sensibilidad que vibra perfecto para mis relatos y es muy talentoso. Para cada episodio le paso una lista con la palabra clave o el elemento que quería que tuviera la portada. En el caso del episodio No me olvides, le mandé una foto de cómo estaban ubicados los objetos en mi balcón porque me parecían centrales para la trama y él los reprodujo casi con exactitud. Pero no, no escucha los episodios antes porque yo los edito luego de que me envíe la portada.

☞ Andy Cukier hizo otro podcast en 2020, que volverá pronto, en compañía de Gabuleta (dibujante cordobesa) llamado Está bien no estar bien: hablan de salud mental (con la aclaración de no ser especialistas pero con mucho respeto), de gatitos, de pandemia, de convivencia y de muchas cosas más.
----------------
✉ En este enlace podés suscribirte al Semanario Escucha Podcast para recibir novedades, enlaces de interés y recomendaciones de podcasts para escuchar, en tu correo.

✱ También me podés ayudar a sostener este proyecto:
Invitame un café en cafecito.app

Entradas más populares de este blog

Entrevista: Las Raras

Uno de los podcasts más interesantes en nuestro idioma es un proyecto independiente, cuenta historias reales o lo que conocemos como no ficción, con especial dedicación en lo sonoro: entrevistas en locación, tono muy cuidado, grabación con estándares elevados, lazos con el audiovisual y presencia clave de paisajes sonoros. Catalina May y Martín Cruz llevan adelante este proyecto desde Chile y se prestaron amablemente a charlar sobre cómo hacen Las Raras , construyendo esas historias de libertad . Escucha Podcast: En  Las Raras resuena la frase “lo personal es político”, de hecho han referido a ella como lema. Cuentan historias personales, pequeñas, que “cuentan algo más grande” y les lleva tiempo elaborar cada una: ¿Cómo es la búsqueda de las historias? ¿Cómo las terminan encontrando? ¿Es una tarea permanente? Catalina May: Es una búsqueda permanente. Yo soy periodista, en realidad toda mi vida he contado este tipo de historias de alguna forma. No en audio, siempre trabajé en peri

No es nada pero pasa algo

Los podcasts diarios en español, creo, no están encontrando en muchos casos su razón de ser. En el podcast argentino, por tomar un ejemplo que tengo a mano, son mayormente informativos, noticieros, casi como piezas de radio. Los que no se centran en la información del día entregan "una mirada diferente", una segunda lectura, un cambio de foco a partir de las noticias diarias. Traen un especialista que aporta otra visión, meten un día relajado al terminar la semana, pasan audios de entrevistas o las graban. Pueden estar bien producidos o no, de hecho casi todos lo están, pero no aportan nada nuevo desde el lenguaje, desde lo narrativo, son realizados como un programa de radio: desde lo temático, desde el tono de voz, desde el ritmo y el estilo conductivo, en algunos casos desde la extensión (muy larga o nunca fija). Quizás está bien que así sean pero me generan dudas al ser podcasts y ser diarios: el tema da para un debate extenso y hay otras experiencias en otros países que

De eso no se habla: Entrevista a Isabel Cadenas Cañón

Encontrar en un mismo podcast una voz autoral, un estilo bien definido, una elaboración sonora de alto nivel, una atmósfera en la que las historias encajan a pesar de ser diferentes, es algo que no ocurre muy seguido en el podcast en nuestro idioma. En De eso no se habla  pasa todo eso y varias cosas más. Uno de los podcasts más interesantes que se han producido en 2020, o en años anteriores (debo decir),  deja abiertos varios caminos y formas de producir de cara al futuro, respecto a géneros y formas de contar que no se venían produciendo en español (en inglés algunos de esos campos se han trabajado en gran forma), lo que agrega otra capa de importancia a este proyecto. Con autoría y narración de Isabel Cadenas Cañón, que también hace el montaje y diseño sonoro, el equipo se completa con Laura Casielles en comunicación y edición de guión, Vanessa Rousselot en edición de guión y Paula Morais en asistencia de producción. Para conversar en profundidad sobre la primera temporada de seis