Ir al contenido principal

Juniper Lamorte: creatividad, hipocondría y muerte

Meterse con Juniper Lamorte es un viaje. No vas a ir a ninguna parte, probablemente por momentos no entiendas todo-lo-que-pasa-al-mismo-tiempo en esta historia pero no tiene importancia: la edición y el ritmo harán su parte. El guión es único, insólito, no hay dos así en el mundo del podcast. Y no puedo describir mucho más, aunque lo intentaré ya que es lo que hago en estas líneas.

Juniper Lamorte es antes que nada una creación de June Curiel, y una creación muy particular: un personaje hipocondríaco, que ante cada situación evalúa la muerte. La propia, por un lado, que se le aparece de mil formas y es infinita su capacidad de pensarse muriendo por distintos motivos. Y la de otros, ya que se dedica a ser asesina a sueldo. Además, todo ocurre en un mundo muy parecido al nuestro (de hecho aparecen personajes reales, ficcionalizados o no) con mucho más cinismo, con algo más de humor (del que nos está faltando a veces) y con un aura especial, distorsionada, gris.

Escuché los seis episodios lanzados en 2020 como primera temporada, en los que Juniper Lamorte: habla en forma casi permanente con su asistente de voz, Trini; busca y encuentra personas para asesinar enviada por "La Corporación", una entidad que no se parece a ninguna y que se parece a muchas; consume drogas recetadas en cantidad y se automedica otro tanto; viaja de Barcelona a Bruselas, o a ciudades que se les parecen mucho; putea, insulta y maldice ante casi todas las situaciones (cosa que celebro, difícil encontrar una "mala palabra" en los podcasts); y va descubriendo cosas de su mundo y del nuestro, siempre cargada de acidez.

Puede gustar o no, yo me encuentro para siempre en el primer grupo. June Curiel construyó un mundo, un personaje único (una dupla, con la voz artificial de Trini) y lo llenó de efectos, de músicas, intrigas, delirios, asesinatos, personajes secundarios extravagantes, guiños constantes (e inabarcables); también de canciones, a razón de una por episodio, en un giro hasta diría almodovariano que cierra cada entrega. De yapa: al promediar la temporada aparece el coronavirus para disparar la hipocondría de Juniper a niveles elevadísimos, también trayendo algo de humor a esta pandemia que sigue entre nosotros.

Juniper Lamorte

☞ Entrevista a June Curiel en el segmento de Eugenio Viñas del programa A golpe de micro de Valencia Plaza Radio: cuenta varias cosas del proceso de producción de un podcast tan elaborado, con una edición tan compleja, y una experiencia interesante: dejar descansar varios días la edición de los episodios antes de dar las puntadas finales.

----------------
✉ En este enlace podés suscribirte al Semanario Escucha Podcast para recibir novedades, enlaces de interés y recomendaciones de podcasts para escuchar, en tu correo.

✱ También podés ayudarme a sostener este proyecto:
Invitame un café en cafecito.app

Entradas más populares de este blog

Entrevista: Las Raras

Uno de los podcasts más interesantes en nuestro idioma es un proyecto independiente, cuenta historias reales o lo que conocemos como no ficción, con especial dedicación en lo sonoro: entrevistas en locación, tono muy cuidado, grabación con estándares elevados, lazos con el audiovisual y presencia clave de paisajes sonoros. Catalina May y Martín Cruz llevan adelante este proyecto desde Chile y se prestaron amablemente a charlar sobre cómo hacen Las Raras , construyendo esas historias de libertad . Escucha Podcast: En  Las Raras resuena la frase “lo personal es político”, de hecho han referido a ella como lema. Cuentan historias personales, pequeñas, que “cuentan algo más grande” y les lleva tiempo elaborar cada una: ¿Cómo es la búsqueda de las historias? ¿Cómo las terminan encontrando? ¿Es una tarea permanente? Catalina May: Es una búsqueda permanente. Yo soy periodista, en realidad toda mi vida he contado este tipo de historias de alguna forma. No en audio, siempre trabajé en peri

No es nada pero pasa algo

Los podcasts diarios en español, creo, no están encontrando en muchos casos su razón de ser. En el podcast argentino, por tomar un ejemplo que tengo a mano, son mayormente informativos, noticieros, casi como piezas de radio. Los que no se centran en la información del día entregan "una mirada diferente", una segunda lectura, un cambio de foco a partir de las noticias diarias. Traen un especialista que aporta otra visión, meten un día relajado al terminar la semana, pasan audios de entrevistas o las graban. Pueden estar bien producidos o no, de hecho casi todos lo están, pero no aportan nada nuevo desde el lenguaje, desde lo narrativo, son realizados como un programa de radio: desde lo temático, desde el tono de voz, desde el ritmo y el estilo conductivo, en algunos casos desde la extensión (muy larga o nunca fija). Quizás está bien que así sean pero me generan dudas al ser podcasts y ser diarios: el tema da para un debate extenso y hay otras experiencias en otros países que

De eso no se habla: Entrevista a Isabel Cadenas Cañón

Encontrar en un mismo podcast una voz autoral, un estilo bien definido, una elaboración sonora de alto nivel, una atmósfera en la que las historias encajan a pesar de ser diferentes, es algo que no ocurre muy seguido en el podcast en nuestro idioma. En De eso no se habla  pasa todo eso y varias cosas más. Uno de los podcasts más interesantes que se han producido en 2020, o en años anteriores (debo decir),  deja abiertos varios caminos y formas de producir de cara al futuro, respecto a géneros y formas de contar que no se venían produciendo en español (en inglés algunos de esos campos se han trabajado en gran forma), lo que agrega otra capa de importancia a este proyecto. Con autoría y narración de Isabel Cadenas Cañón, que también hace el montaje y diseño sonoro, el equipo se completa con Laura Casielles en comunicación y edición de guión, Vanessa Rousselot en edición de guión y Paula Morais en asistencia de producción. Para conversar en profundidad sobre la primera temporada de seis